Dentista zaragoza

El implante dental consiste en una estructura artificial, a menudo multicomponente, utilizada para la introducción en el tejido óseo de la mandíbula, por tal de reponer las unidades dentales perdidas. Estas piezas insertadas en los maxilares están preparadas para la osteointegración, de forma que funcionen como las raíces de los dientes sobre las que después colocar coronas dentales artificiales que están especialmente diseñadas para sustituir la pieza dental que falta. En otras palabras, los implantes dentales reemplazan las raíces de los dientes perdidos, lo que permite la restauración posterior de la dentición.

En algunas ocasiones puede pasar que existan  limitaciones a la hora de colocar los implantes. Normalmente esto ocurre por falta de altura en el maxilar En esos casos se recurrirá a intervenciones complementarias, como la técnica de elevación del seno maxilar.

Obviamente un implante debe hacerlo un profesional solvente y con experiencia. El dentista será en encargado de analizar el estado del paciente y definir el tipo de implante a hacer. El proceso para conseguir unos implantes dentales correctamente colocados e integrados puede ser largo, ya que dependerá de muchos factores y será necesario hacer un seguimiento para comprobar que la osteointegración se da de forma correcta. Por ese motivo es recomendable buscar un buen profesional. 

Si no tiene un dentista de confianza, o piensa que su dentista no tiene la experiencia suficiente para esta complicada tarea, le recomendamos hacer una búsqueda en internet indicando su zona. Por ejemplo, si busca una clínica dental Zaragoza puede ver en los resultados de Google cuáles son los dentistas Zaragoza que aparecen, y guiarse por los comentarios de los pacientes para escoger al mejor dentista Zaragoza para usted. Este es sólo un ejemplo de cómo elegir al profesional adecuado en la ciudad en la que se encuentre. Recuerde que en su búsqueda es importante poner el nombre de su ciudad si no quiere terminar visitando páginas de dentistas que pueden tener su clínica a miles de kilómetros de su casa. Si tiene claro que lo que necesita son implantes, implantes dentales Zaragoza es otra opción que debe tener en cuenta, para así asegurarse de obtener al mejor especialista en este campo de la salud bucodental.

En cuanto a los materiales que se utilizan en implantología dental y en odontología en general, los que ofrecen mejores resultados son los implantes de aleación de titanio . Típicamente, la parte intraósea del implante está hecha de titanio VT1-0 comercialmente puro (clase 4). Debido a sus mejores propiedades mecánicas, VT6 Ti-6Al-4V (aleación de titanio-aluminio-vanadio, clase 5) también se usa ampliamente.

Existen implantes dentales también están hechos de dióxido de zirconio . Dichos implantes tienen una ventaja cosmética, ya que no hay transmisión oscura a través de la membrana mucosa, a veces manifestada cuando se usan implantes hechos de titanio y aleaciones. Sin embargo, la zirconia consigue la osteointegración con menor porcentaje de éxito que el titanio. En vista de esto, los implantes de zirconia no se usan de forma habitual.

Se están realizando investigaciones para encontrar nuevos materiales biocompatibles. En particular, se están realizando ensayos clínicos de una aleación de titanio y zirconio (nombre comercial "Roxolid"), diseñada específicamente para la implantación dental.

El titanio nanoestructurado se considera un material prometedor para los implantes dentales. Debido a una disminución significativa en el tamaño promedio de los granos cristalinos, su resistencia se vuelve comparable a la resistencia de la aleación VT6, lo que hace posible producir implantes de un tamaño más pequeño. Se descubrió que el nanotitanio proporciona una mejor osteointegración en comparación con el titanio de grano grueso.

En cuanto a los requisitos para realizar un implante, debe entenderse que el resultado deseado en odontología es la restauración de la función y la estética del sistema dento-maxilar en su conjunto. Un implante dental en este contexto solo puede ser una etapa en el proceso general, siendo un soporte para la restauración final. El implante debe ser funcional para el paciente y conveniente para el dentista en la etapa de instalación. Esto se ve facilitado por un conjunto quirúrgico bien pensado de cortadores y destornilladores; y un protocolo secuencial lógico para la preparación de osteotomía (lecho óseo). La presencia de diferentes formas del implante permite al implantólogo elegir el diseño óptimo en función de las condiciones óseas. Por ejemplo, en un hueso esponjoso poroso, un implante en forma de cono con un hilo autorroscante "agresivo" es más adecuado, en cambio, lograr una estabilización adecuada con un implante cilíndrico con un paso de hilo fino se convertiría una tarea difícil.

El implante debe ser adecuado durante la etapa de instalación, integrarse con éxito, no causar opresión durante la osteointegración, y a ser posible, potenciarla. Durante este proceso, como es lógico, se precisa un alto grado de higiene y una impecable esterilización.

De este modo será posible dar el máximo de garantías al paciente para la preservación a largo plazo de las propiedades de los implantes. Sin embargo, debe tenerse en cuenta que el éxito del procedimiento depende no sólo de los materiales, sino también de la experiencia del médico que instala los implantes, ya que el 80% de los fallos ocurren debido a la baja calificación del especialista. Por eso, nuevamente insistimos en la necesidad de buscar al mejor profesional de su zona.

Para saber si en su caso está indicada la implantología dental, aquí le ofrecemos algunos consejos. Sin embargo, deje siempre que sea el profesional quien tenga la última palabra, y siga sus recomendaciones.

Con la pérdida de uno o varios dientes, el tejido óseo en este lugar se vuelve más delgado con el tiempo, debido a la ausencia de una carga de masticación, lo que conduce a la deformación del sistema maxilofacial. La presencia del implante proporciona una carga adecuada en el hueso de la mandíbula, similar a la raíz natural del diente, por lo tanto, no se produce adelgazamiento del tejido óseo. Las personas que ha perdido uno o más dientes como resultado de varias lesiones, enfermedades o caries, son buenas candidatas para hacerse implantes dentales. Las personas mayores también pueden someterse al procedimiento de implantación, ya que el factor determinante en su implementación es más probable que sea su estado de salud que la edad. La cuestión de si es posible la implantación dental la decide un dentista después de un examen médico exhaustivo de cada paciente en particular y un examen detallado del estado de sus dientes.

Los beneficios de la implantación son muchos. Se recupera la estética de su sonrisa, además con piezas dentales perfectas. Se restauran importantes funciones fisiológicas, previniendo los efectos negativos de la falta de dientes. Además, la instalación del implante le permite restaurar un diente perdido sin dañar los dientes adyacentes sanos, crear un soporte adicional e instalar una prótesis fija, crear un soporte para mejorar la fijación de una dentadura removible e incluso para prevenir la demencia senil y prolongar la vida, ya que la presión de masticación a través de dientes nativos o implantes impide los procesos de envejecimiento somático del cuerpo.

Existen, por supuesto, contraindicaciones, pero sólo se dan en aproximadamente el 10% de la población . Estas contraindicaciones son solo relativas y están determinadas principalmente por la gravedad de la enfermedad. Sin embargo, no se recomienda instalar implantes para pacientes muy jóvenes o, por el contrario, demasiado ancianos, así como para aquellos que fuman o beben demasiado alcohol.

De particular importancia es el nivel de higiene oral. La implantación no puede realizarse sin el saneamiento de la cavidad oral, lo cual implica que todos los dientes deben curarse; ya que cualquier foco de infección en el cuerpo puede hacer que el implantólogo decida no hacer el trabajo, debido a la alta probabilidad de rechazo posterior del implante implantado. 

De todos modos, siguiendo todos los consejos de un buen dentista, que le informe de todas las opciones disponibles y con una higiene escrupulosa, lo habitual es que los implantes le duren toda la vida, por lo que supondrá una inversión en salud y calidad de vida a largo plazo. 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *